Busca en la web
Buscador de documentos
Búsqueda de documentos
  • Introduzca nombre del autor o palabra del título o del cuerpo del texto que busca
> Kirguistán   3/5/2017
//Autor: Henryk Alff para Eurasian Geography and Economics Journal

El Dordoi Bazaar, en la capital de Kirguistán, Bishkek, se ha convertido en los últimos 15 años en el primer ejemplo del creciente impacto del rápido desarrollo de China en el estructural y políticamente débil estado postsoviético y en relación a su gente. Los productos hechos en China,  valorados por varios billones de dólares anualmente, han sido reexportados por tierra a través de Kirguistán a clientes mayoristas y minoristas a través de Eurasia. Sin embargo, el endurecimiento de la frontera estatal al norte, y particularmente después de la fundación de una unión aduanera tripartita incluyendo Kazajstán, Rusia y Bielorrusia en el mismo año, ha amenazado los medios de subsistencia de numerosos empresarios comerciales en el bazar. Dada la reciente adhesión de Kirguistán a la recién formada Unión Económica Eurasiática (UEE) en mayo de 2015, tiene sentido reevaluar las representaciones locales y las perspectivas futuras sobre la poderosa expansión comercial de China en Asia Central. Basado en varios meses de trabajo de campo etnográfico en Bishkek ente 2012 y 2015, este artículo analiza los efectos socioeconómicos dinámicos de la política comercial y de transporte de China sobre los empresarios comerciales en Kirguistán. Se describe cómo el dominio comercial de China en el estado vecino, aunque discutido de forma controvertida y a menudo enfrentada a los sentimientos nacionalistas antichinos, ha influido fuertemente en la interacción de los empresarios kirguis con sus socios y sus estrategias de negocios en y más allá del bazar, como se demostrará a través del ejemplo de la emergente industria textil. Este artículo también ilustra las formas en que los empresarios comerciales de Dordoi dan sentido a la incertidumbre tras la adhesión de Kirguistán a la EEU.

> Tayikistán   26/4/2017
//Autor: Karolina Klucszevska para Central Asia Survey Journal

Poco después de la caída de la Unión Soviética en 1991, una guerra civil se inició en Tayikistán (1992-1997). Ese fue también el período en el que un número de organizaciones internacionales llegaron al país a distribuir ayuda humanitaria y asistir en la resolución del conflicto y la estabilización. Después de las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) fue la segunda organización clave que apareció en el país afectado por el conflicto. Como otras organizaciones internacionales clave en Tayikistán, la OSCE, que ha estado en el país desde 1994, ha visto un cambio en las funciones originales de monitoreo y de asistencia de emergencia. Algunos ven sus objetivos declarados en el nuevo siglo como formalistas, virtuales e ineficaces. Tras capturar las percepciones de la asistencia extranjera a Tayikistán entre los empleados de la OSCE y otras organizaciones internacionales, trabajadores de ONG’s, oficiales del gobierno y ciudadanos comunes, el artículo explora cómo Tayikistán “socializó” la OSCE, haciendo de la organización un benefactor, una industria e incluso un intruso simultáneamente.

> Kirguistán, Tayikistán, Contexto regional   24/4/2017
//Autor: Steven Parham para Central Asia Survey Journal

El colapso de la Unión Soviética en 1991 llevó profundos cambios en las tierras fronterizas de Kirguistán, Tayikistán y Xinjiang. En el este de Kirguistán y en la región Gorno-Badakhshan de Tayikistán, las actuales debilidades en el control territorial de las fronteras del estado post-soviético están directamente ligadas a los recuerdos fronterizos de las prácticas de la era soviética, percibidas localmente como sistémicamente más fuertes y cognitivamente más beneficiosas para la vida local que la “penetración china” contemporánea. A lo largo de la frontera en Xinjiang, un estado antes distante se ha llevado a las fronteras locales e incluido entre la vida diaria a través de manifestaciones del estado, que afectan significativamente las interacciones fronterizas. Comparando cómo los límites colindantes en ambos lados de la frontera escogen caracterizar los procesos fronterizos entre sus estados en las primeras dos décadas de su conexión con Xinjiang, el autor explora cómo y por qué las fronteras Kirguiz y Tayikas/Pamir dan a conocer su fuerte opinión sobre qué es lo que sienten que ha cambiado en esta zona territorial/administrativa. Basado en un trabajo de campo etnográfico extensivo en ambos lados de la frontera, el autor discute que el paso gradual de esta frontera antes sellada no ha llevado ni al desarrollo de una nueva identidad transfronteriza ni a redes transfronterizas establecidas localmente, sino que han reconfirmado las fronteras entre China y Asia Central.

> Kirguistán   19/4/2017
//Autor: Philipp Schröder para Central Asian Survey Journal

Muchas cosas han cambiado desde que Frunze fue renombrada Bishkek en 1991 y se convirtió en la capital del independiente Kirguistán. Aunque fue considerado una vez entre las ciudades más verdes y ordenadas dentro de la Unión Soviética, hoy en día muchos de sus residentes permanentes se quejan sobre los nuevos asentamientos (novostroiki) que han emergido durante las pasadas dos décadas. Para los habitantes de Bishkek, la llegada reciente de migrantes no se asocia con la huída de la pobreza rural y la lucha legítima por sus derechos cívicos, sino que indica una degradación masiva cultural y estética de la vida familiar urbana. En este artículo, más allá de narrativas en disputa sobre la nostalgia cosmopolita contra la pertenencia legitimada, el autor investiga cómo las prácticas urbanas producen y tratan con los diferentes espacios en la ciudad en realidad. Las cuentas etnográficas no solo identifican la evasión social como un pulso esencial del ritmo actual de Bishkek, sino que ilustran también que tras el período de socialización post-rural previamente estigmatizado los migrantes pueden llegar a mezclarse suavemente con los flujos espaciales urbanos y estilos de vida.

> Kazajstán   19/4/2017
//Autor: Bakyt Ospanovaa, Houman A. Sadri y Raushan Yelmurzayeva para Hanyang University

El siguiente documento explora la percepción que tienen los medios de información en Kazajstán sobre la Unión Europea utilizando un análisis del contenido de los principales canales de comunicación. Los autores examinan las noticias y los artículos de cuatro grandes noticieros nacionales kazajos usando tres puntos de medición. El primero cubre los inicios de los años 90 cuando Kazajstán declaró la independencia y comenzó a establecer sus relaciones exteriores. El segundo punto cubre el período anterior y posterior a la introducción de la Estrategia de la EU para Asia Central (2006-2008). La tercera medida cubre los años 2011-2013 asociados con la implementación de  la estrategia de la Unión Europea y la evaluación de sus resultados.
Las principales conclusiones sugieren que los medios de comunicación de Kazajstán perciben positivamente el papel de la UE en la región. Además, tienden a representar la Unión Europea mayormente como una potencia económica. Estas conclusiones apoyan algunas sugerencias de estudios similares sobre la percepción exterior de la UE.

> Contexto regional   10/4/2017
//Autor: Jeremy Smith and Paul Richardson para Journal of Borderlands Studies

En su discurso presidencial en la Convención Anual de la recién renombrada Asociación para los Estudios Eslavos, de Europa del Este y Euroasiáticos (ASEEES en inglés) en 2011, Bruce Grant proclamó que “todos somos euroasiáticos”. Mientras se trataba de evitar cualquier definición geográfica de Eurasia (en su lugar caracterizada como un conjunto de “alineaciones continuamente cambiantes”), Grant señaló las posibilidades de Eurasia actuando de forma efectiva como un concepto geopolítico que podría, si hubiese tenido un desarrollo histórico diferente, haber sido la concreta expresión de Mikhail Gorbachev’s “Casa Común Europea” (Grant 2012).  El discurso de Grant y el renombre de la ASEEES que lo inspiró, reflejaron una tendencia en los estudios de área centrados en la región de incorporar el término “Eurasia” en sus títulos en lugar de otras designaciones como “Rusia y el este de Europa”.

> Contexto regional   5/4/2017
//Autor: Diana T. Kudaibergenova para Hanyang University

El siguiente papel se centra en las discusiones sobre la Ruta de la Seda desde la posición del arte contemporáneo en la región de Asia Central. Desde finales de 1980 el arte contemporáneo en Asia Central floreció y eventualmente se convirtió en un espacio público alternativo para discutir las transformaciones culturales, sociales y procesos globales y problemas que las sociedades locales enfrentaban. Inicialmente las preguntas levantadas por muchos artistas concernían problemas de pérdida de identidad y herencia durante el período de la dominación soviética en la región. Diversos artistas comenzaron a reimaginar el concepto del “yo” en sus trabajos y a criticar los rígidos acercamientos antiguos a la geografía, la historia y la movilidad. La herencia nómada se convirtió en uno de los temas centrales del arte contemporáneo en Asia Centran en los años 90. Los artistas empezaron a experimentar con símbolos de movilidad, fronteras fluidas e imaginaron la geografía de la “estepa mágica”. El arte contemporáneo en Asia Central continúa siendo utilizado como espacio para la crítica social, y como espacio de búsqueda y reconceptualización de nuevas identidades fluidas, geografías y el lugar de las regiones en el mapa mundial. En este artículo, el autor critica evaluativamente tres temas conectados al simbolismo de la herencia de la Ruta de la Seda presentes en los casos seleccionados para el estudio de Gulnara Kasmalieva y Muratbek Djumaliev “TransSiberian Amazons” (2005) y del vídeo artístico multicanal “A new Silkroad: Algorithm of Survival and Hope” (2007); el vídeo artístico y la fotografía de Almagul Menlibayeva “My Silk Road to You” (2010-2011); y la instalación de Syrlybek Bekbotaev “Kyrgyz Pass” (2014-2015) y “Defenders of Issyk Kul” (2014). El autor sigue cómo los artistas modernistas, mutan y critican los discursos principales sobre la Ruta de la Seda y el impacto que esto tiene en los procesos de reimaginación.

> Contexto regional   27/3/2017
//Autor: Aibek Zhupankan para Water 2017 Biweekly News Briefs

Incluso si Asia Central es rica en recursos hidráulicos, las disputas sobre estos han caracterizado la región después de la caída de la Unión Soviética en 1991. La distribución desigual y el complejo patrón de las fuentes de agua transfronterizas en contraste con las necesidades nacionales de agua han creado un intrincado dilema al respecto. El aumento de las necesidades nacionales de recursos hidráulicos, los reclamos sobre este recurso por países vecinos, la incertidumbre sobre el volumen de agua renovable, y los efectos del cambio climático pondrán más presión sobre el futuro uso del agua en Asia Central. En este artículo se discute que la presente distribución de poder entre los tres grandes hegemones de la zona (Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán) y los dos países mucho más pobres y con menos influencia política sobre estas (Kirguistán y Tayikistán) no es probable que conduzca a una mayor voluntad de compartir el agua. Esta situación se comenta junto con la análoga Egipto-Sudan-Etiopía en la cuenca del río Nilo. Así pues, como en el caso de Etiopía en la cuenca del Nilo, gradualmente los países económicamente más fuertes situados sobre los recursos hidráulicos, Kirguistán y Tayikistán, debido al desarrollo hidráulico es probable que con el tiempo logren redefinir el mapa hidropolítico de Asia Central. Como en el caso de la cuenca del Nilo, un poder más igualitario entre los países por encima de los recursos y por debajo puede llevar hacia una estructura política mejorada para una mejor colaboración en cuanto a problemas hidráulicos.

El Observatorio Asia Central (OAC) fue establecido en 2007