Busca en la web
Buscador de noticias
Búsqueda de noticias
  • Introduzca palabra del título o del cuerpo del texto que busca
> Turkmenistán 4/4/2018

La explotación de los recursos energéticos es la principal fuente de ingresos de Turkmenistán. Las enormes reservas de gas le convierten en el cuarto productor mundial y no es de extrañar que su economía se oriente a la exportación de este combustible. Sin embargo, el gobierno turkmeno quiere ampliar sus horizontes comerciales añadiendo la exportación de energía eléctrica.

La producción eléctrica, que en otros países de la región se hace a través de la explotación de los recursos hídricos como hace Tayikistán, se centrará en la conversión del gas en energía eléctrica. Para ello, la administración Berdymujamédov ha construido a lo largo de cinco años seis plantas energéticas para la producción de electricidad y su posterior venta.
 
Uno de los principales obstáculos para la venta de energía turkmena es hallar mercados interesados. Hasta ahora, China ha sido el principal socio comercial del país, pero a causa de la deuda turkmena con el país del centro y los bajos precios acordados en la venta de gas, los ingresos no son suficientes para Turkmenistán. Así pues, se están planteando nuevos mercados regionales (Afganistán, Pakistán e India a través del gasoducto TAPI) e internacionales (Europa).
 
El pasado marzo de2018, Irán mostró interés en solucionar las viejas rencillas que existían entre los dos gobiernos. El gas producido en Turkmenistán llegaba a manos azeríes y armenias a través de la infraestructura iraní, aunque los ingresos quedaban exclusivamente en manos de Irán. La reunión que se llevó a cabo entre los dirigentes de los dos países promete nuevos encuentros y augura una época nueva de relaciones beneficiosas para ambas partes.
 
Esta relación entre Irán y Turkmenistán supone una oportunidad única para la economía turkmena, ya que puede permitir aprovechar la infraestructura iraní para obtener salida al mar a través del Golfo Pérsico y la posibilidad de enviar gas a tierras europeas a través de los gasoductos coordinados por Turquía que pasan por Armenia y Azerbaiyán, ambos vecinos de Irán.
> Turkmenistán, Contexto regional, 7/3/2018

El gaseoducto que conectará Turkmenistán, Afganistán, Pakistán y la India (TAPI) ha llegado a la segunda fase tras finalizar las obras en tierras turkmenas. Ahora, el proyecto de cooperación entre los cuatro estados asiáticos iniciará la etapa de construcción en Afganistán en la ciudad de Herat.

Este enorme proyecto iniciado en 2015 pretende conectar las reservas de gas turkmenas, de las más grandes del mundo, con los otros tres países participantes. El plan prevé acabar en 2019 siendo capaz de transportar treinta y tres mil millones de metros cúbicos de gas a lo largo de casi dos mil kilómetros y otorgando puestos de empleo a más de doce mil trabajadores.
 
Las oportunidades que supone este gaseoducto son favorables para los cuatro estados, aunque Turkmenistán y Afganistán serán los más beneficiados. Turkmenistán obtendrá nuevos mercados para el gas que produce sin necesitar salida directa al mar y que además son zonas en expansión económicamente hablando. Por otro lado, Afganistán tiene una oportunidad única para mejorar su estado de crisis gracias a los recursos energéticos y al capital que se producirá con el pago de aranceles, junto a otros proyectos (corredor Lapislázuli) el país puede poner rumbo al desarrollo.
 
Esta iniciativa es un claro ejemplo de la cooperación exitosa que se lleva a cabo en la región desde hace ya unos años. Solo a través de la colaboración de los países se puede mejorar la situación sociopolítica de Asia Central y Meridional como ya han auspiciado instituciones internacionales como las Naciones Unidas o la Unión Europea. 
> Turkmenistán 31/5/2016

Con la ayuda financiera del Banco Islámico del Desarrollo, el Fondo Saudí para el Desarrollo y el gobierno de Japón, Turkmenistán tiene pensado construir un gasoducto de 33 billones de metros cúbicos que pase por Afganistán, Pakistán e India (ruta conocida como TAPI, al tomar la primera letra de cada país) según un comunicado oficial del país .

Turkmenistán, es el cuarto país del mundo en reservas de gas, comenzó la construcción de su tramo de la conexión el pasado diciembre. Sin embargo, sus socios en el proyecto - las empresas estatales de energía de Afganistán, Pakistán y la India – aún no han empezado. 

Con la apertura de nuevos mercados, Turkmenistán podrá diversificar sus exportaciones de gas hacia el este, donde ya existe una enorme (y creciente) demanda de energía. Con éste proyecto Afganistán, Pakistán y la India van a obtener un suministro constante de gas a un precio asequible para alimentar sus economías en crecimiento. La ruta TAPI pasará además por el sur de Afganistán, proporcionando oportunidades de trabajo durante la construcción y operación y un entorno propicio para el desarrollo de las capacidades industriales de la zona.

 
 
El Observatorio Asia Central (OAC) fue establecido en 2007