Busca en la web
Buscador de noticias
Búsqueda de noticias
  • Introduzca palabra del título o del cuerpo del texto que busca
> Tayikistán, Uzbekistán 4/4/2018

Casi diez años después de que Uzbekistán pusiera freno al comercio eléctrico con Tayikistán y tras un año de negociaciones, la compañía estatal tayika Barki Tojik venderá mil millones y medio de kilovatios-hora de electricidad entre abril y setiembre de 2018 a Uzbekistán por un valor aproximado de treinta millones de dólares.

Las relaciones comerciales bilaterales terminaron en 2009 cuando Uzbekistán decidió salirse de la red soviética energética que abastecía a las antiguas repúblicas soviéticas de la energía producida en Tayikistán. Esto supuso un duro impacto en las exportaciones tayikas, ya que al salirse Uzbekistán no solo perdía este socio, sino que también quedaba impedido el paso de energía a Kazajstán y Turkmenistán.
 
La rotura de las relaciones comerciales entre los dos estados centroasiáticos tuvo origen en las tensiones existentes entre los dos actores desde la caída del bloque comunista, especialmente en la elección de bandos en el marco de la guerra civil de Tayikistán (1992-1997). Además, existen disputas fronterizas que aún prosiguen a día de hoy y que hay que sumar a las tensiones provocadas por uno de los proyectos de infraestructura del gobierno tayiko: la construcción de una planta de energía hidroeléctrica en Rogun, plan que podría perjudicar el curso de los ríos que hidratan también tierras uzbekas.
 
El pasado mes de marzo de 2018, el presidente uzbeko visitó Dusambé por primera vez desde su llegada al poder. El reformismo que está llevando a cabo en la administración Mirziyoyev se deja ver en esta visita oficial y que tuvo como objetivo restablecer el comercio energético entre los dos estados. Así pues, Mirziyoyev sigue apostando por la cooperación regional mejorando la situación de su país, y Tayikistán se beneficia de estas acciones para hacer frente a la falta de combustibles fósiles a través del comercio de la electricidad.
> Tayikistán 4/4/2018

El acceso a los recursos hídricos en Tayikistán es complejo. A pesar de tener grandes ríos que riegan las tierras nacionales, el acceso al agua para las personas está limitado por las faltas de infraestructura que aún mantienen instalaciones decadentes del periodo soviético.

Este contexto hace que la gestión del agua sea uno de los principales temas en la agenda tayika. El presidente Emomali Rahmon lleva tiempo intentando poner solución a los problemas hídricos con la ayuda de diversas organizaciones internacionales como las Naciones Unidas o USAID. Sin embargo, el problema aún está lejos de solucionarse, por lo que junto a la ONU, Tayikistán ha inaugurado la iniciativa International Decade for Action: Water for Sustainable Development 2018-2028, que pretende mejorar la cooperación, la asociación y la capacidad de desarrollo en materia de gestión de los recursos hídricos.
 
Esta iniciativa es la continuación de la “Water for life” Decade 2005-2015 y junto a otras convenciones internacionales como los Acuerdos de París o el Marco de Sendai para la Reducción de Riesgos, busca ampliar sus colaboradores alrededor del mundo. Expertos de alrededor del mundo animan a gobiernos a sumarse a la iniciativa, destaca el caso pakistaní por encontrarse en una situación similar a la de Tayikistán y formar parte de los ponentes en la conferencia de la International Decade for Action que se celebrará en Dusambé el próximo junio de 2018.
 
Paralelamente, no todo es consumo propio en cuanto al agua. El gobierno tayiko es consciente de la falta de combustibles fósiles y de la importancia de la energía en el mercado internacional, por lo que lleva años mejorando la infraestructura productora de electricidad. Para ello está construyendo presas y planta hidroeléctricas para aprovechar los recursos hídricos al máximo de sus posibilidades, con el dinero que obtenga de las exportaciones eléctricas, Tayikistán debe destinar parte de los beneficios a solucionar la crisis de acceso al agua.
 
En este contexto, destaca la vuelta de las relaciones comerciales en materia energéticas entre Uzbekistán y Tayikistán, países que están recuperando sus lazos tras décadas de rivalidad y tensiones. Así pues, el gobierno Mirziyoyev ha cambiado la estrategia de su administración antecesora para favorecer los proyectos hidroeléctricos tayikos que pueden beneficiar a ambas partes.
 
 
El Observatorio Asia Central (OAC) fue establecido en 2007